Archivo del sitio

DESAYUNO ANTES DE COMPETIR

Cuatro claves del desayuno de competición

  • El día de la competición haz un desayuno normal, toma lo que habitualmente tomas en tus desayunos a diario y no hagas pruebas ni improvises.
  • Si has hecho bien la recarga de glucógeno, ya estarán tus depósitos a tope.
  • Poco o nada de fibra y no demasiada grasa (ojo con el aceite de oliva ese día, no te pases) serían dos recomendaciones interesantes para evitar que la digestión se vuelva larga y pesada.
  • Acabar el desayuno unas tres horas antes de la prueba es casi garantía de que el esfuerzo y los nervios previos a la salida no interferirán en la digestión.
  • NO IMPROVISES

 

CAFEÍNA ¿SI O NO?

Hay estudios que parecen evidenciar que la ingesta de cafeína puede mejorar la absorción intestinal de los hidratos de carbono, de ahí que muchos geles, barritas y gominolas lleven esta sustancia (aunque los estudios que han demostrado esto los hacían con cantidades muy grandes de cafeína que difícilmente se pueden llegar a tomar en carrera, de ¡5mg por kilogramo de peso y hora!).

Si la incluís en vuestra alimentación el día de la carrera, una opción es con estos alimentos que la llevan añadida o en comprimidos. Tened en cuenta que inevitablemente aumentarán las ganas de orinar y que también se aumenta la pérdida de electrolitos por el sudor, así que aún deberéis ser más estrictos con la hidratación.

 

Anuncios

Más alimentos procesados que antes.

Las Personas Comen Más Alimentos Procesados Que Nunca Antes

En general, cerca del 90 por ciento del dinero de las personas en Estados Unidos que se gasta en alimentos va directamente a los alimentos procesados.7 Estos incluye restaurantes (es decir, alimentos fuera de casa) y alimentos procesados que requieren de poca o nada de preparación antes de ser consumidos.

Cuando se observa la relación entre el dinero gastado en los supermercados únicamente, los estadounidenses gastan casi una cuarta parte de su dinero destinado para los alimentos en alimentos procesados y dulces- el doble de lo que lo hacían en 1982- de acuerdo con las estadísticas del Department of Labor.8 El precio de la carne, el azúcar y la harina tiene una gran influencia en los hábitos de gasto. Estos productos en realidad han bajado su precio por libra, lo que tuvo un efecto inverso en los hábitos de gasto de los estadounidenses, porque los precios bajos hacen que las personas compren más.

El resultado es obvio. En comparación con las compras de hace 30 años, los adultos en Estados Unidos de hoy en día tienen el doble de probabilidad de volverse obesos gracias a sus hábitos de gasto y los niños y adolescentes tienen tres veces la posibilidad de desarrollar sobrepeso. La diabetes pediátrica tipo 2- que solía ser sumamente rara- ha aumentado notablemente junto con el aumento de obesidad infantil. De acuerdo con una investigación previa, el desarrollo temprano de la diabetes tipo 2 parece ser una enfermedad mucho más agresiva desde un punto de vista cardiovascular.9

A %d blogueros les gusta esto: