Archivo del sitio

FIXIOHUELVA

fixio_home

 

PUNCIÓN SECA

Aqui teneis un video de Punción seca para lesión de Soleos.

El tratamiento se lleva a cabo utilizando una aguja de acupultura, con la que , previa asepsia cutánea de la zona a tratar, se incide directamente el punto gatillo miofascial ( PGM ), realizando varios abordajes sobre éste sin llegar a extraer la aguja.

¿ Qué objetivos se Persigue?:

El objetivo principal de esta técnica es acabar con aquellos problemas ocasionados por patologías de tipo agudo o crónico derivados de los puntos gatillo miofasciales (PGM) y con dolores musculares recurrentes.

Benefícios:

  • Se aplica de forma directa.
  • Las modificaciones y el comportamiento mecanobiológico del tejido son inmediatas.
  • La efectividad es alta.
  • La recaída es baja.

FIXIOHUELVA

Grandes profesionales del deporte.

 

 

IMG_0073local fixio
fixiohuelva barnner

Anuncios

PERIOSTITIS TIBIAL

¿QUÉ ES LA PERIOSTITIS TIBIAL?

La periostitis como su nombre indica es la inflamación del periostilo que para entendernos es el nexo de unión entre el hueso (en este caso la tibia) y los gemelos, tíbiales y peronéos. Normalmente se localiza en la cara interna de la espinilla y la sensación es como de tener un cardenal en dicha zona o en un punto muy localizado de esta.

¿POR QUÉ SALE?

Son muchos los corredores que atribuyen su lesión a una sola causa, por ejemplo las zapatillas. Esto es un error porque si bien una zapatilla inadecuada puede ser causante directa de una periostitis como dice el refrán “ni están todos los que son ni son todos los que están”.  Las lesiones hay que entenderlas en un contexto concreto y un corredor puede lesionarse aunque lleve la mejor de las zapatillas. La periostitis como otras lesiones tiene su origen en:

1- Superficie de entrenamiento inadecuada. Llámese asfalto o cualquier superficie endurecida.

2- Escasa o nula preparación muscular del individuo. Eso, que el gimnasio y los ejercicios también existen.

3- Volumen y/o intensidad inadecuadas. Entrenar más de la cuenta o con más intensidad o incluso variar la carga de entrenamientos de una manera brusca nos puede llevar a la periostitis.

4- Defectos biomecánicos. El exceso de pronación, la forma de nuestro pie (sobre todo si es cavo) y otros defectos de carga pueden ser causa directa de periostitis.

5- Calzado inapropiado. Escasa amortiguación o falta de estabilidad provocan periostitis.

6- Escasos o nulos hábitos de tratamiento muscular. No acudir nunca al masajista puede salir caro, no estirar, etc.

7- Hábitos de vida poco saludables. Trabajar de pie, el stress, mala alimentación, conducir muchas horas, etc. puede asociarse a diversas lesiones.

Está claro que podemos estar lesionados por una de estas causas, por tres o por todas a la vez y parece obvio que si trabajas de pie no le vas  a decir al jefe que lo dejas porque te puede provocar periostitis. Lo que si es cierto es que si del sorteo te compras todos los cupones te toca y si compras menos seguramente no te toque. Así por ejemplo si no te queda otra que correr por asfalto sabes que lo primero no puede racanear en zapatillas y no puedes flaquear en los demás y si entrenas más de 80 kms semanales tienes que empezar a plantearte que has de ser muy meticuloso en todo para librarte de las lesiones o renunciar a tus objetivos, tu sabrás que es lo que quieres.

Fuente: http://adf.ly/xLPe1

REMEDIOS:

Descanso

No trates de correr o realizar ejercicios de alto impacto con periostitis tibial, incluso si tienes un juego o carrera importante pronto. Correr con dolor puede empeorar la condición. Tan pronto como sientas dolor en tus espinillas, descansa las piernas y evita los ejercicios de alto impacto por dos o tres días. Continúa ejercitándote con actividades de bajo impacto, como andar en bicicleta, nadar o realizar ejercicios aeróbicos en el agua. Toma el elevador en lugar de las escaleras cada vez que puedas y camina con muletas si el dolor no te permite caminar cómodamente.

Remedios caseros

Poner hielo sobre las espinillas lesionadas puede aliviar el dolor y ayudar a curarlas, según ClinicaMayo.com. Coloca empaques de hielo envueltos en toallas de papel delgadas sobre tus espinillas por períodos de 15 minutos. Hazlo de cuatro a ocho veces por día, hasta que tus espinillas se curen. Reduce la inflamación de las espinillas elevando la parte inferior de las piernas. Eleva tus piernas mientras duermes por una o dos noches. Mientras tus espinillas sanan, puedes aliviar el dolor con medicamentos que no requieren receta médica, como la aspirina y el ibuprofeno.

LIBROS:          

A %d blogueros les gusta esto: